30 junio, 2017


Acto de realidad: 
palabra abierta hasta decirse luz,
llameante estallido de la sombra,
blanca disolución del vacío.

Despertar 
en presencia del poema,
con la humildad de un monje,
como artesano que renace 
al nuevo sol de su taller.

Acto de realidad: 
palpitan en trabajos de luz
palabra y vida.


Yo te oí en días grises
de congresos suicidas,
asistí al exterminio 
de tu literatura 
como expresión altruista.

Vislumbré
la confusión de los nombres,
y comprendí muchas cosas:
la vileza de Celine,
el grave error de Pound
o la aberración de Heidegger.

Despreciando a esos gigantes 
que en ocasiones defendías
juré hacerme fuerte en lo humano,
lejos de aquella oscuridad.



09 abril, 2017

Lo aprendí en los libros:
vivir errante
en la cuidad de las ciudades,
con un mapa de voces sin autor.
Salir al encuentro
del poema,
que se haga voz la sangre,
ensanchando la existencia
de los seres y las cosas.

10 marzo, 2017

Ausencia, sombra crepitante
que late en las constelaciones
de la noche sellada.

27 febrero, 2017

Este sencillo cuadro de fracasos abiertos
en el que tantas miradas se detienen
confirmando sus victorias
de familia y sueldo fijo.

Estos versos de procedencia tímida
no pueden ofrecer seguridad alguna,
carecen de interés o rendimiento,
sufren de alergia hipotecaria
y tampoco pagan las facturas.

Compañeros de viaje,
tan inútiles y tan queridos,
suelen temblar conmigo
allí donde el asolador bullicio
de los días iguales impera.

26 febrero, 2017

Esta emoción de vivir la poesía
sintiendo en los matices cotidianos
el suave peligro de la sílaba,
en cada trance una estación azul
nos salva de la sorda mezquindad
y su sonoro juicio repetido
contrario a la emoción primera,
al peligro desbordado
de la vida en el arte
que late en las entrañas
de este incierto viaje
que un día, sin previo aviso, acaba.

22 febrero, 2017

Escribir poesía en dos mil diecisiete
se parece, sobre todo, a cualquier tarea
absurda como por ejemplo
aprender de memoria
números de teléfono
o contemplar el paisaje
cuando viajas solo.

Dentro de ese periódico
que ya nadie lee
(el papel cayó en desuso)
encontré esta mañana
un crucigrama con su nombre.

Aún a veces escribo poesía,
se parece bastante
a escuchar las palabras
que nos habitan el mundo
casi sin saberlo.

30 enero, 2017


Abre el día
su misteriosa claridad
entre las nubes de tu piel,
donde hallo razón y certeza,
aquí, donde existo y soy,
postergando
esa ficción del miedo
que denominan realidad los grises
habitantes de la nada.

Aquí
donde se hizo la luz,
donde somos.

16 enero, 2017

Desde la silenciosa
página, casi en blanco,
se intensifica esa luz
real de la materia,
la abierta candidez
de sus proyectos vivos,
y esta mala conciencia
de habitar sin rumbo
un mundo extraño.

La verdad son palabras,
versos que ya no busco
por temor a esta crudeza inútil
que desatan contra mí.

11 enero, 2017


Malgastas energía adelantando
acontecimientos dramáticos
que no han de suceder:
vendrán otros, desconocidos,
por sorpresa, es la vida
y no tendrás tiempo
de ensayar respuestas
o planificar el orden
transitorio de los días azules.

Desde la silenciosa       
página, casi en blanco,                     (Faro)
se intensifica esa luz 
de la materia viva.


02 enero, 2017

Transmutada en cielo la razón somos espíritu benévolo que danza físicamente al borde de la fosa común que es canción eterna, mística costumbre del final nunca último, primer término que es principio de toda proyección aérea en la materia viva, siempre infinito mayor que la existencia dada, paso azul abre la danza mortuoria deshaciendo máscaras del miedo, vencido Tánatos al fin y libre el ser de su prisión humana asciende hacia regiones ignotas donde en fusión con lo divino reina, invisible materia que bendices la luz, guíanos en nuestros dubitativos pasos hacia la salvación eterna.

Allí los conceptos que crea la razón se desvanecen, carece de significado la palabra paz donde nunca hubo guerra, bendito silencio de lo alto, pura luz cósmica que sostienes lo terrestre, mantén alimentada de poesía nuestra ínfima existencia para que podamos sentir leves extractos de esa belleza ulterior que nos depara en su culminación este viaje mortal.

28 noviembre, 2016

Cesa la lluvia
en Countdown Street.
Observo
un arco iris de necesidad
en los espejos de la calle,
y en las manos vacías
de los transeúntes
hay cadáveres vivos
que te miran.
Un silencio de ruido
hiere los corazones,
atravesando la razón.

28 octubre, 2016

Alguna sed no es nuestra,
la heredamos como se heredan
algunas grietas del salón familiar
en el que fuimos felices
y nuestros.
El poema es una lucha, siempre fiel a su destino imperfecto o incompleto. Sólo un trabajo lector (un Otro) podría otorgarle fugazmente su leve sentido.

06 septiembre, 2016

Marinera luz
en la quietud del puerto,
agosto declina en la mirada
de anónimos veraneantes
que se alejan.

Navegante reloj
de enrojecidas nubes,
recuerdan al tiempo del amor.

01 junio, 2016

Conversar con estorninos
en la mañana ciega,
golpear la roca muda del poema,
hasta que el verso estalle,
como río de nieve
donde la vida quema.

30 mayo, 2016

Esta herida de luz introvertida

Esta herida de luz
imanta los sentidos,
conjura al lenguaje.

Y el poema nace
desde una reticencia natural
a los escaparates.

Espejo atemporal
de la experiencia errante,
don de luz introvertida.

29 mayo, 2016

¿En qué nicho soleado
se encuentra la poesía?
Entre tuit y canción
los buitres le dan caza.

El mercado
paga la sepultura.

23 mayo, 2016


Volver,
pasados los años,
a casa de tus padres.

Sentir
que se detiene el tiempo
en los espejos rotos
de las habitaciones.

Experimentar
eso que se entiende por vida
como un teatro erróneo
del que anhelas regresar.

07 abril, 2015



Levántate y anda,
que el duro sol no ciegue
nuestros primeros pasos.
Elévate en los signos sobre la tierra fértil
hacia un amor sin nombre,
mantén libre la razón y no temas
a este contradictorio firmamento
de palabras huidizas.
Y si es amor podría deducirse
que la muerte está cerca de la vida,
y todo es.

03 noviembre, 2014



Aquella quemadura de los nombres
donde el tambor de la especie detiene
el surco inmaculado de un verso,
esa pura conciencia de existir
alejado de la línea del tiempo,
círculo que recrea el universo
en el meollo de todo acontecer,
donde la eterna llama permanece.

08 octubre, 2014





            Como al caer el sol y chorrear por las aceras,
            así iba cayendo mi existencia por tu espalda.
Imperceptible y fiel, como un mantra de luz,
esta catarsis.

Como estallando el amor en vagones inconexos,
un sentido familiar pero de humo,
otra piel aguardaba
en los pasillos deshilachados del tiempo,
algún desconocido afecto, nada importante.

            En algún lugar alguien te lee,
descifra el alfabeto de esta memoria desnutrida.

26 septiembre, 2014





            La luz del tiempo detenido en el poema,
            hallar precisos golpes
            en su dócil firmamento de escarcha,

            lumbre pasajera que no puede detenerse.

28 agosto, 2014


            Azul zafiro, signos de otro tiempo
            donde la luz de hoy se desbarata
            y todo es un cansancio de noches,
            de inexpresivos ojos y de espejos.
           
¿Y el amor sincero que los días traen
            no es acaso un reflejo perentorio
            de lo que no tendrás?

            Se cansa uno del sutil traqueteo de la muerte,
            de las promesas vacías de la noche,
            de los innumerables versos
que pretenden salvarnos del abismo.

Y el amor sincero que los días traen
y el reflejo de tu rostro en el agua,
donde se ahoga el sueño y la verdad
que un día te juraste.

06 julio, 2014



Han caído las cerezas 
como coplas en esa piel de arena suya
que en los días impares acoge una falsa dicha de permanecer.
Quizá cierta en esos limpios ojos teñidos de azabache,
nítido ser que besas dormidos arrecifes,
tal vez mañana seas llamado amor y vida.
  


        
            Cuando el día se aleja
la muerte arquea sus cejas,
su mirada pregunta por la vida,
pide cuentas, exige resultados
como un entrenador exigente
al final de la partida.

09 junio, 2014



Trastocar los márgenes de la conciencia solar
volver a trazar un sentido giratorio sin días
en cualquier espacio abierto con vistas al mar
y susurrar a los pájaros en las alturas
el redomado vértigo de estar vivo...

02 junio, 2014




            Esa borrosa luz de los atardeceres
            arranca cierto impulso a la leve transparencia
            del preciso verbo y su intención afirmativa.
El cristalino espejo de la infancia
            protege los senderos de esta canción perenne,
            y aplasta falsos ídolos de barro.          
Entretejida de anhelos avanza otra nube de cristal
            en el tapiz de un cielo azulísimo,
como aquellos ojos que borró la lluvia
junto a la pura rebeldía de la noche cerrada.




10 septiembre, 2013








            La bruma en los desiertos puentes del extrarradio
            y la antigua canción de esos remotos parques
            preguntan entre olmos por la claridad última
            que ya no suena ni siquiera a despedida.

            ¿No albergas en tu pulso este obcecado ritmo
            de letras disparadas contra el tiempo?
            Sólo la calma del verso, el nómada esplendor,
            magnetismo de las horas bañadas por Ser.

09 junio, 2013




            Es el recuerdo y muerde
cualquier tarde escarlata,
            amor en las cenizas de cada gloria inerte.
Galope estival, sientes
            el peso inmaculado de los días
            sobre esa espalda de grillos y de luz.

            Donde vas descorriendo
            la irisada contradicción de otro despertar.

22 marzo, 2013

un poema de Javier Carnicer

Quien se rebele, sin armas y sin odio, contra la barbarie, pronto será humillado: ajusticiada su debilidad, su cobardía.

El débil animal de paz: un traidor, un cobarde, un desertor.

Así le juzga tanta voz embrutecida (cuando el orgullo de la estupidez es nuestra fuerza, nuestra hombría, nuestra hazaña).

Una vez perdida la vergüenza, y la razón, y la inocencia.

Y entonces el desertor es sinónimo de vago (igual que no luchar significa no hacer nada).

En las lenguas de fuego del mercado, en las jergas del campo de batalla.

Disidente es sinónimo de inútil.

O de traidor que ya no sirve como esclavo.





Estuche de lijas. Bellaterra: Universitat Autónoma de Barcelona, 2008

Javier Carnicer es un poeta invisible. Ha publicado poco, La sombra del obituario vista por su huésped, en los ochenta, y su reciente Estuche de lijas, aunque colabora con asiduidad en diarios y revistas de música, arte y literatura de Aragón. Licenciado en filosofía, también fue cantante y compositor de los grupos de rock Carnicería Carnicer, Manicomio Romántico i Soledad Anónima. Poeta invisible, que practica la poesía como una esfera privada; y según confiesa, guarda 28 libros sin publicar, perfectamente encuadernados en una estantería de casa. Los primeros poemas de Carnicer eran barrocos y conceptistas, de oraciones rotas; ahora sus versos son prácticamente conjuntos de aforismos que, siendo un texto cohesionado y completo, espera ser recompuesto por el lector.
El título del libro, Estuche de lijas, hace referencia al concepto que tiene el propio Carnicer de la poesía. El poema como una lima que ayuda a limar el horror de la realidad, que ni siente ni padece. Así, el poema intenta rebajar les asperezas de una realidad que raspa. Se trata de un libro roto, fragmentario, poblado de personajes románticos: monstruos desposeídos, caminantes melancólicos, traperos del aburrimiento… personajes próximos a la escatología, que gritan y blasfeman, representaciones humanas de la nada. La filosofía tiene un papel importante en el libro, el poeta presenta a ser humano como el animal más competitivo y monstruoso, el depredador más eficiente y deseoso de alimentar su ego. Solamente encontrará la paz desde el amor, y desde la postura ética de la no existencia. No existir o dejar de existir. Anular el yo y no ser hombre. La supervivencia y la paz forjada con la pasividad. Y el punto de partida es la soledad y la intimidad del amor.



19 marzo, 2013



Ya no mueren de hambre o de frío
            en una esquina.

Los hay que comen,
los hay que no tiemblan
y llenan estadios de fútbol,
            y se enamoran de sus propias letras
            como quien se enamora de la vecina del quinto.
           
Me piden que los promocione
            como “amigo”, tienen sed de victoria,
            egos trastornados sin vida.
           
No saben
que éxito o fracaso no existe,
            aquí no hay multinacional que valga
            y esto no es ningún partido.
 
Soledad, química, espíritu, el hueso,
nervios azules o flores muertas
con un latente fondo
de absurdidad irremediable.

            Un día mueren,
su dinero y su trabajo
en manos de mercaderes sin alma,
derechos de autor, viudas y batallas,
barata pleitesía.

Algún escolar
estudiará algún día esas patrañas
y escupirá sobre sus tumbas
para abrazar la vida.

Porque el poema
atesorado con cieno en las entrañas
adolece de cadenas, y muere.
Nace muerto.

Y la poesía,
transmisión universal,
aspira a la pura libertad de aquellos dioses
que vigilan el curso celeste de la historia.





08 febrero, 2013

J. A. PAMIES AFONÍAS EN ESTADO PURO (Por David)


J. A. PAMIES
AFONÍAS EN ESTADO PURO

La vida nos regala momentos entrañables en la poesía joven de este siglo XXI; gracias a poetas como J. A. Pamies que presenta su primer poemario con un sello potente en el mundo poético de la mano de LápizCero Ediciones.

El libro recoge para empezar dos citas mágicas y entrañables como el buen vino para ir abriendo boca… el prólogo de Tito Muñoz contiene dos frases muy importantes: la frase de los poetas malditos con mucha verdad y armonía, y destacando el muñeco canalla que esconde J. A. Pamies en alguno de sus poemas de este poemario.

Las palabras de precalentamiento del poeta son dignas de leer y saber lo que tiene que decir en este primer libro, sin pelos en la lengua, gracias por ser tan directo y atrevido.

El poemario es el don de un poeta que ve la poesía de principio a fin sin miedos ni tabúes, son poemas ricos, con un verdadero lenguaje poético digno de amar y respetar, sus poemas… uf… también las mágicas citas de Bob Dylan, Vinicius de Moraes diciéndote qué cosa tan linda, la gran frase de Hugo Mujica qué bárbaro… Francisco Brines de premio, Jaime Gil de Biedma qué homenaje tan bello, Rilke un verdadero mensaje para conocer a un maestro con un poema que poca gente se atreve a hacer y el broche final un homenaje al mundo poético.

Sólo diré que es el mejor libro para empezar el año, siendo este poemario muy a tener en cuenta y lo más importante son de esos libros que nunca pasarán de moda… un libro de referencia hoy y siempre, quiero poetas con esta verdadera Afonía.


                                  
                                           David Domínguez González


             DAVIDZINHO

EL NIÑO TRAVIESO DE LA POESÍA