18 noviembre, 2012






            Hay una raíz que tiembla en el poema,
            deshace esa penumbra que a solas nada
            en el lago frutal de la experiencia.
           
Llegará de nuevo la nada,
            y aquella carcoma a la raíz del tiempo ido.

            Nadie espera, todo es
nutrir.






Más que la carne
necesito algún relámpago que atraviese
súbitamente mi cerebro.
 







                Que el poema resplandezca 
por encima de la carne,
ceniza de erizo o helecho de aurora.




12 noviembre, 2012




Devórame hasta la náusea,
crucifícame entre los sueños
limítrofes de todo abismo,
asesina en tu blancura al cuervo,
ahóndate en la nada, aplástame en la luz,
congela en la lumbre de tus senos
el infinito asombro del spleen

11 noviembre, 2012





El claro de unos ojos
mancha esta sombra,
e ilumina la intemperie.

Hojas caen, ocres silban
sobre la alfombra del olvido.


November lyre

La lluvia oblicua dice:
olvida al maestro, derriba el cauce.
La lluvia oblicua sabe,
inhóspitos senderos
abre el aire crujiente del otoño.




Crisantemos florecen,
nieve milenaria en su pelo:
fin de lágrima.




Van a venir los días
en que escribir sea la pura libertad del mastodonte.

En la cornisa hay un pájaro de fuego
que no puedo agarrar
con estas manos de escarcha.

22 octubre, 2012




La poesía es un bálsamo,
el hedor de la mañana sobre la quinta piel de Estefanía
o la pulcra soledad de este tintero.

No se llama invierno todavía
este ir y venir de hojas de otro tiempo,
salvados de la dulce estancia del amor
en que podrían haber caído las horas,
la trampa mortal del tiempo y de tus ojos.

Me siento Hamlet,
y el palacio de nieve se me viene encima
con todos sus espejos.

21 octubre, 2012



Belleza que nos has machacado el alma
Líbranos de los ciegos ojos de esta ciudad
Líbranos del andamiaje de palabras huecas
Y de su infecto panal de construcciones
Muéstrame al fin tu verdadero ser

09 octubre, 2012


            

            Abismarse
            como se abisma árbol en el parque,
            como luz derrocha aquel quinqué destruido,
            como abriga otoño
            esta frágil contención de miradas ajenas.

22 agosto, 2012





            Lloremos abrazados, enroscados al mar,
            y que mis brazos nube sean la almohada de tu nuca
            consumiendo ese oscuro fuego tuyo
            de fiera sublunar.
           
            Duérmete entre mis tristes olas
y no temas a la noche.
No temas al temor de enredarte en la madera,
no temas al miedo de quedar atrapada
en tu propia tela de aire.

Soy testigo de todas las sombras,
pero vigía sólo
de tu delgada claridad.

Nubes de terciopelo roto,
prohibido dejar tus labios en los míos
o al revés, cómplices
de un posible electroshock sin daños,
no nos vamos a hacer daño siempre decimos
como dos niños que se saben terribles.

Basta de categorizaciones absolutas
y lamentos: nos sobran palabras,
nos sobran cicatrices,
no tenemos ni idea del amor.

He comido manzanas durante todo el día
y he estado esperando cuarenta y cinco horas
la violenta exculpación de esa mirada.
Hazme tu espejo de agua,
tu guía de luz
en el firmamento libre de la noche.


08 agosto, 2012



           
            El mar tiene memoria,
            y los días pasan como rayos
y los poemas se suceden
como aquellos segundos
            que no quisimos detener por miedo,
            que dejamos a medias por amor.


            Dos en esta lejanía del puente
            y la mosca detenida en la copa
            me hacen recordar su nombre,
el color de sus ojos,
            dos azules bastan para detener la vida

pero dos cuerpos alejados sufren
el estigma del tiempo
y su memoria.



En los pliegues del poema
            todos los rascacielos destruidos por amor.

           



Lo terrible del amor son sus marcas,
selladas bajo tinta
en el espejo de la noche.

04 agosto, 2012



La poesía nos ha salvado del abismo
y, sin embargo, día tras día hemos de soportar el tedio
en cientos de palabras quebradizas
del impostor que nos acecha por la espalda,
en cualquier esquina sin oídos.

Nosotros
que hemos tropezado con los ojos de la muerte en el camino
y exiliados del miedo hemos disparado a la memoria por amor
a este universo puro.

Nosotros
que aún teniendo los grilletes apretándonos el cuello
jamás hemos dudado del oxígeno en nuestro paso silencioso,
reafirmando la certeza del origen contra todo asfalto perturbador
y contra todo rascacielos.

La poesía late en nuestras venas
como una enfermedad inextinguible,
nada importa más: cada paso es fuego, luz,
relámpago o trueno en las entrañas,
salvación y abismo insondable.

Desde lejanas montañas, a los pies del gran río,
alzamos la copa junto al maestro Li Po,
su serena barca nos cobija en la quietud inquebrantable del sendero.

La poesía nos ha salvado del abismo,
la poesía nos ha salvado del abismo,
la poesía nos ha salvado del abismo.

01 julio, 2012






            Algunos muertos escriben poemas,
            sus huesos de ceniza sempiterna
            forman una constelación celeste
            en el hipotálamo del verso,
            donde arranca esa chispa
que no prende jamás.

            La improvisada ensoñación,
            raíz contenida, cadáver que habla,
perfume marchito con sabor a piel,
manzana podrida en la memoria.

            Bajo estos pasos
            arranco cicatrices a la noche.

Noche herida de estivales cabellos
bañados en satélites de luz,
noche que deseas el amor y no cuerpos
a ti te ofrezco el más solitario de mis cantos,
noche que mata hasta tornarse bandada
de pájaros que pían.

Con la certeza ciega de un muchacho
avanzo sin rumbo en esta constelación
de dulces remiendos sin sentido.

Como animal errante
            hundo mis pies descalzos en la hierba
            y me vuelvo raíz mojada, escritura difusa,
muerte que dicta versos hacia atrás,
vigilia y sueño, amor de árbol.

18 junio, 2012



Hoy te quiero llorar
palabra en el poema,
cruz del juicio en la piel,
quietud extraviada
en firmamentos humo.

08 junio, 2012




Flor de la locura donde las baldosas de la noche se deshacen
cuerpo que se balancea solitario en la memoria
y las antenas de la raza de Pound se quiebran
y los pilares se derrumban en la caricia gris del poema
hueco de carne llaga en la derrota pus del sueño
que escupe su vida contra la nada
contra la nada de una flor caníbal que se llama tiempo.

06 junio, 2012



Sobre la nada 
beso el cuerpo del poema,
murmullo de serpiente blanca
en el esquivo cáliz de labios.

Verde atardecer de ojos,
emoción que relampaguea
sobre este cuerpo de sílabas.

Oración que me salvas del abismo,
no me salves nunca del amor,
hazme temblar de nuevo
en los pliegues de esta ciudad sin alma.


30 mayo, 2012





Tú no sabes lo que es estar encerrado en una jaula de regreso al hogar 
donde la musa se retuerce y el espanto de raíz te ahoga con sus voces, 
tú no sabes lo que es tener ya canas en el corazón de tanto sobresalto inútil
ni entiendes el vacío que aúlla en cada matiz de ese cuerpo que acaricias cada noche,
tú que tienes miedo de mirar a las estrellas 
y te aterra enfrentarte a la vida con esta mirada singular que confiere el noble arte,
tú no tienes el valor de desnudarte porque jamás has pensado en el suicidio
y haces versos trabajados a conciencia como un artista fabricado en los talleres del sistema fundación,]
constantemente destripas palabras con postizos ademanes sin chispa.
Entérate ya, hipócrita cobarde, pasto del oxidado laurel,
el fuego de mi vida no está en venta ni obedece a reglas predecibles,
la poesía arde en mis venas desde que era un chaval y tú no tienes ni puta idea de lo que eso significa]
porque no tienes ni la más remota impresión de lo que implica ser poeta vivo
hoy, Madrid, 28 de mayo de 2012

25 mayo, 2012


Cabalga sobre nubes,
marcha sobre las olas del viento,
donde los árboles de fuego
beben hasta saciarse.


Fiesta de la luna,
donde las bestias se agitan,
van y vienen los barcos
sobre el ancho mar.


Cierva que te inclinas sobre el agua,
tu pan de lágrimas forma láminas de fuego
contra mi corazón.


La tierra en su profundidad es fuego,
zafiro, rojo vidrio,
coral magnético.

23 mayo, 2012




            Flor azul desconsolada bajo tímpanos de neón,
            días que pasan como rayos.

21 mayo, 2012


En los pliegues del poema
paloma en la cornisa.



Jeroglíficos de luna,
nostalgia de azahar.

18 mayo, 2012


           
            Crecí entre libros olvidados
            cerca del castillo musulmán,
            donde amarillentos sabios crujían
            contra la tierna soledad de aquellos ojos.

            Más tarde descubrí el fuego de la vida
            y con ahínco prendí las páginas heridas de mi adolescencia,
esforzándome en balde por el ser humano
derroché todos aquellos años
como un auténtico suicida.

Los muertos preferidos me habían enseñado
que sus años de carne y hueso
habían resultado desastrosos
¡oh maestros inmortales!

En el temor confuso de vivir
languidecí entre las subrayadas páginas del éter,
caí extrañado en la región ignota
de pájaros acristalados y grillos,
junto al lúcido peligro del hidalgo.

            Pasado el tiempo que no pasa
            y con el ánimo de los antiguos
            me reencontré entero en una nueva senda,
            franqueé cárceles amables,
            me despedí de los apacibles muros de piedra
            que habían cobijado inútilmente
una esperanza de laurel.

Así fue como lo abandoné todo,
estaba escrito en la nutritiva piel del silencio
y en todos los crucigramas reflectantes de este techo de cristal.







             


           

Cualquier tarde en malasaña
una mujer te besa las ideas,
un poema se te escapa de los labios,
un amigo te alegra el corazón.

Y después, cuando la luz del día
se despide de los transeúntes,
un ensueño familiar
atraviesa el espejo de sus calles.

Donde el ahora es ley
y el amor un infinito practicable.

05 mayo, 2012

sin nombre (2009)

Al principio no tenías nombre,
y tu rostro era tan nuevo
que hasta los espejos se sentían extraños de mirarte.
Bajabas la ladera
despeinando a la noche entre miradas
y aquí, junto al aljibe seco,
te detuviste unos meses contra mi memoria
y me mataste.

    
    
    
Y así fue que nací,
    
    
    

entre libros y besos
fui forjando la palabra que no te definiera,
el amor que no significara,
la certeza de no hallar más que incertidumbre
en cada pliegue de esta finitud.

Pasaron los años con sus nombres y apellidos
intentando fraguar un concepto de ti,
y yo seguía
en la nube vorágine de días aplazados y sin tiempo
jugando con un pelo de onírico algodón
que aún late con sabor a paraíso
en cualquier lugar,
ajeno al movimiento lógico de la existencia.

    
    
    
Porque cualquier lugar
    
    
    

y cualquier fecha
sirven de pretexto a lo que es fin
y origen diseminado, en el transcurso
de algo que se llama sin nombre
y sin verbo actúa
rompiendo las reglas naturales del lenguaje.

01 mayo, 2012



            Al trasluz de una esperanza ida
            repiquetea la memoria

            y cada pensamiento es una espina que no arde
            y cada espina forma una constelación de fuegos
            y cada fuego es sólo un rastro de la muerte

28 abril, 2012

le rêve est fini




           
            Arráncale al tiempo un deseo,
            guárdalo en un cofre de madera,
            lanza tu secreto al mar.

            Naufragarás en arrecifes con espinas,
            sangrarán todos tus miedos azules
            hasta atisbar alguna costa
            donde la piel no ahoga las sombras del día.
      
            Dirás esto no es lo que buscaba
            y querrás volver,
volver una y otra vez, siempre volver
            al no deseo, al no tiempo, al no arrancado ser.
            
            Querrás no haber partido
y las pirañas sordas masticarán tu cerebro
con canciones idas y cuentos lejanos.

No podrás detener la luz que se te escapa,
entre los dedos del náufrago
el agua salada intermitente se enquista
con un sol de niño huérfano en los ojos.

Relucirá en una postrera tarde
el perenne puñetazo de la entraña muda,
voz irrefrenable que pugna hasta afirmar la nota,
que duda y repiensa como el tímido suicida
enmascarado de verdad, ¡bang, bang! ¿c'est fini?
hasta encontrar su verdadero tono suplicante
que lo redima del espectro asfalto
y resucite otro alquitrán de números y losas,
de números y losas, de números y losas, números y losas ad infinitum

Dios que asesinas el canto humilde hecho de carne y hueso,
martirio de cruz en cada letra hueca,
perdónalos porque no saben lo que piensan,
ellos, que sí saben lo que hacen.
Escaleras
            mecánicas.

                                      Ladera gris, 
                    piedras y flores, 
río atravesado                                        (Literatura)

Gente buena que revienta de necesidades
tipificadas en fríos códigos que atentan contra la vida
en nombre del sentido común – el uniforme ríe -
Novelas apiladas en comisarías por decreto ley
muerte cotidiana, la muerte es
cada día 

              Oh merci il vous rend libre
 
rêver

 ¿Por qué susurras, piensas, tiemblas
y dudas de tu condición barcadeseodemadera?
cuando tus versos fueron canto transversal,
corazón abierto a contraluz, beso en las venas
                          VIE

En el principio fue Gregor Samsa
y todos los libros asesinos que te salvaron del abismo en el abismo
y sus ojos azules que pudiste retener más tiempo en la memoria,
labios de amor plomizo perdido para siempre.

Recobra el mar
el mundo te ha expulsado de su entraña
ya no existe

sobre cimientos de sal puedes construir tus puentes


le rêve est fini

           

25 abril, 2012


            No arrojes tus flores al agua,
            no simules otro digno adiós,
no pronuncies
            con los labios del desencanto
            la palabra inaccesible.

            Mañana
arderán todas tus cenizas
            ¿acaso crees que el fuego
            es un elemento prescindible?
           
Entonces habrá sido en vano
            cantar por encima del tiempo
y de este frío altruista
que desprecias.

24 abril, 2012




La mancha de carmín sobre el espejo,
sombra roja, rosa antigua, son labios
como heridos fantasmas de cristal

marcando silenciosamente el rostro
de cada oscuro amanecer
sobre la piel del día.

22 abril, 2012




            Algunas noches blancas 
los ríos se detienen.
Al descender su curso
            florece tanto mar
            que es imposible detener su ausencia.

A despecho indiqué el color de aquellos sueños
que tanto te asustaban, y te arranqué el vacío.
En el camino de la noche te tatué unas alas,
derribé en silencio los muros
de aquella piel indecisa.

Sin que lo sospecharas
fui sembrando flores de azahar entre tus sábanas,
arrancándote uno a uno
viejos fantasmas enquistados,
así te devolví a la vida.

La voz que te sacó del hundimiento,
tu seda de lágrimas aquí.
No olvides que vivo
para cantar los nombres
que cubren tus arenas movedizas.

            Vuela ahora,
vuela hacia el sur,
vuela hacia el mar incandescente.

            Sobre las baldosas cae el telón de la noche,
            celebremos tu nueva voz azul.


21 abril, 2012


 La muerte se acicala en el espejo
mientras beso los labios de Eurídice,
alguien golpea las estrellas de la noche,
brilla la vida y se marchita el tiempo.

20 abril, 2012





            A través de los cristales se filtran las miradas
            esta calle mojada de ausencia tiembla
            con una mueca absurda se burlan de ti los semáforos en rojo
            ¿quién es el dueño de todas las razones?
            Prohibido cruzar
            ella esconde las llaves del complot celeste,
            bajo su almohada febril
revientan pesadillas, amarillean almanaques,
nacen canciones que un día
serán besos trasnochados
o bombas

12 abril, 2012

historia de G. (poema de José Luis Piquero)


Déjate enseñar, déjate mandar, déjate sujetar
y despreciar y serás perfecta.
S. Juan de la Cruz, “Dichos de Luz y Amor”


“El amor es un miedo: una moneda,
un bien de cambio” -susurraba su voz
de borracho creíble, y sonriendo
añadía: “Cualquier amante es sólo
un chantajista”.

Y en las noches aquellas, como extraños libertos,
dejábamos atrás mi trabajo y sus libros
para beber, beber.
Hicimos el amor
en calles y portales.
Cuando hablábamos,
hablábamos los dos a cuchilladas.

De él sé decir que era un producto típico
de su ciudad y de sus años: frío
y gregario. Su raza:
jóvenes ilustrados y poetas,
cansados de un dinero que no tienen
y una seguridad. Yo estaba sola,
iba de paso: una bala perdida.
Él ya se castigaba -su costumbre-
haciendo daño a todos.

Tenía que dar con él.

Me dijo que las chicas como yo
tenemos el valor de una experiencia,
somos útiles. “Tú eres muy consciente
de estar representando el papel que te toca.
Pudiste estar con otro, ¿no es así?
Si eres lista puedes aprender algo,
pero recuerda siempre que yo te necesito”.

¿Soy injusta? También me quiso un poco,
a su modo. Perdonó mis mentiras,
y no era culpa suya no saber del amor
sino lo que le habían enseñado
en su impreciso mundo de palabras a medias
y de fáciles gestos.
Admiraba
esa capacidad-para-encajar-los-golpes
que yo he llegado a ser,
ese estar siempre dispuesta.
Y me daba su tiempo a manos llenas.

Hoy sé perfectamente que me usó
para sembrar recelos en su grupo.
Yo le he visto humillar a alguien que le quería,
ignorarle y marcharse conmigo, y disfrutarlo.
O exhibirme como a una vaca sana
en su circo de locas, sin recato, triunfante.
Me empujó
en otros brazos; eso fue un pretexto
para nuevos reproches -“Puta, puta”.

Cuando pude dejarle,
tuvo el talento -y la complicidad de sus amigos-
para hacer de mí la única culpable.
“Nos ha engañado a todos” (y quizá
él tenía razón).

A menudo estoy sola y pienso en él,
ya sin rencor, pero escucho de nuevo
esa voz en mi oído, amable, lenta:
“Eres producto mío. Tú, ¿quién eres?
Un apellido y un trabajo triste
y unos padres lejanos. Sin talento
ni belleza, no eres inteligente...
No tienes perspectivas, bobita, saltarás
de un amante a otro amante. Como mucho
eres la novedad, tan sólo un coño.
Yo te he querido siempre. Quédate.
Imagina que ahora te murieses:
el recuerdo romántico, tan frágil, de esos tontos
y quizá un mal poema -Aquella chica...-,
y nada más. Te quiero, no te marches,
qué voy a hacer sin ti, vuelve conmigo...”.

Si alguna vez hemos sido inocentes
como mascotas, puros igual que las manzanas,
nosotros hemos visto pudrirse las manzanas.

07 abril, 2012

Arráncame del miedo,
sé intrusa en la región celeste.

05 abril, 2012

Vago en la profunda noche
por tu ausencia inmaculada que tiembla de luz
en nuestro cuerpo uno.

Donde el cristal se enciende silencioso
y el enramado búho nos observa

incapaz de atravesar
estos límites de mármol.
Con tus garras de fuego en las entrañas
vago como una sombra en la lluviosa noche,
y no hallo puerto capaz de redimir la ausencia.

No hay luz de faro para esta barca azul titubeante
desteñida por los años.

03 abril, 2012

Algo habita en los sauces
que la ciudad castiga,
con un leve murmullo de estío
baja el río desde la acristalada sierra,
sepultada luna de primaveras ociosas
en ella se mira el extraño pasajero del poema,
todos los ojos tapiados para la piel que habita
sobre esta sed del alma,
centenares de vehículos rugiendo en el asfalto,
solo en el ancho cielo algún punto marcará el azar,
donde se inspiran posibilidades infalibles,
aunque el mañana descarnado
nos haya de escupir violento,
viejo Guadarrama, árboles raquíticos,
estos no son vuestros primeros ojos,
recostado en la plegaria inmemorial de tu paisaje
escucho reverberar la vida,
donde la sombra ha de llevarme un día
a encontrarme definitivamente,
lejos de los nombres,
a salvo de lo efímero.

25 marzo, 2012

Judería

Esther,
mi corazón es una barca
que se hunde lentamente en el mar,
ahogado entre los muslos de tu nombre.

Judith,
tengo hambre de matarme contigo,
tu carne es un remedio insuficiente
para el huésped asediado por esta flor azul.

Señor
-¡oh Mesías que demoras tu llegada! -
mi alma es una fuente seca
donde las hijas de Lot
saborean con pasión tu sangre.

21 marzo, 2012

En la gruta del sueño
transcurren años en cadena,
reposa una quietud de mar
como fuente de mármol herida
en el silencio de la noche.

Habitación de incienso,
aquí reposan los huesos del vacío
deshecho en humo y en fragancias,
nostalgia de estar vivo.

19 marzo, 2012

Vine de las colinas,
donde habita el lobo
pasé mi juventud,
no espero nada de los seres
aquí abajo.

17 marzo, 2012

¿No sabes
que el tiempo es una nefasta creación de los hombres,
un artificio de arena y ceniza contra luces sagradas?
¿No sabes que palpita una certeza de aurora
en cada rincón de la ciudad, donde el neón no alcanza?
Observa los frutos sazonados al margen de lujos y riquezas,
es tu obligación apetecerlos
sobre este paraíso singular en el que reinas.

12 marzo, 2012

Sendero de Job, luna fluctuante,
Marzo respira agazapado y tose,
los muebles de madera crepitan,
el paso de los años dejó su marca,
invisible y azul corroe por dentro
esa vana claridad de la máquina,
primavera de calcinados estambres,
lirios sangrando entre pasiones remotas,
desvalorado éter de violetas miradas,
raciocinio sembrado en espantosa luz,
metaliteraria duda en el repetitivo Salmo,
aguaceros de París, desdoblamientos en Lisboa,
revisitado el artesano marginal de la colina,
esto es España donde la tinta de caín eyacula sorda,
neonato Trakl credo de expresión
contra la atrocidad del primer mundo,
Kafka y Celan lo sabian,
sangre judía en los sagrados textos,
oblicuas pisadas en la noche, miserables calaveras,
huellas celestes del anónimo transeúnte,
seguro animal pisoteado, Eurídice te reclama
mudo en la estela piadosa,
evaporado allí donde lo ajeno,
hablando extrañamente de las cosas.

02 marzo, 2012

Ciegos de luz,
absortos en pequeñas calles
donde los escaparates escupen,
su mirada fría nos detiene,
observamos cristales fugitivos,
olemos miradas sin raíz,
tocamos labios de ceniza
que nos responden
palabras vagamente conocidas.

12 febrero, 2012

El esqueleto del poema dialoga,
su lenguaje se desnuda de flores
descubriendo las últimas brasas,
cenizas que la noche temblorosa templa
en un vaivén de cómplice quietud,
embriagada soledad de carne y hueso
el esqueleto del poema tiembla
cuando alguien toca su timbre de luz,
la casa bajo cero de otro tiempo que dialoga sin lenguaje
el silencio la recoge bajo llave
en el mudo corazón del poema.

23 enero, 2012

Mar opaco entre oblicuas visiones,
aviones de luz,
luna fértil.


Apoyado
sobre una baranda de tiempo
digieres tópicos repetitivos,
donde los monos aúllan sin antorcha.

Sueño teñido de imposible,
revoloteo estéril,
sangre de lagarto asediada por dudas de cristal.

Siente
esa tumefacta grieta de vacío
en boca del amante extraño
que precisa
de otra boca para ser
calor y diferencia singular
sobre la noche fría.

19 enero, 2012

En rutinas de amor inhóspito
el invierno acecha,
instalado al norte de una canción norteña.

Inhabitable redundancia,
baja temperatura
marca horas baldías
donde diamantes se gestan.

Sin vosotras
el viento es siempre igual de predecible,
palabras sin dudas,
libros vacíos.

El invierno acecha
el difuso corazón de estos atardeceres,
nadie puede detener la nieve
sobre su herida de luz.

Es preciso soportar el frío
allí donde el lenguaje duerme,
esperar pacientemente al milagro
de su fiel alumbramiento.

Sentir la imperiosa necesidad
del cigarrillo compañero
o del bourbon siempre fiel a la desolación.

13 enero, 2012



Ya no hay nadie en la plaza
donde jugábamos ayer
los niños de la calle,
un columpio se balancea solo
en la memoria.

10 enero, 2012

Expulsados del trueno en desiertas riberas,
Martilleando sin tregua aquella roca muda,
Ratas entre escombros de perlas
Se cobijan al amparo de la vieja noche.

Lo vivo se estremece en el inerte pasadizo
Bajo azules imantados
Donde el sordo relámpago aúlla

Vieja calle de Oporto

Donde aquel tranvía amarillo,
como las páginas
de un gastado cuaderno,
va señalando los espacios huecos
que todavía precisan de luz
Enero y frío,
memoria contra memoria,
al abrigo de ausencias
se balancea el recuerdo de la tarde.

02 enero, 2012

La noche es un error desmemoriado
que hunde su cabellera en el tiempo...