09 febrero, 2007

déjà -vu et déjà-vecu

¿Alguna vez no has tenido la sensación de que un instante de tu vida se repite de una forma completamente exacta a como lo viviste la primera vez? Quizá ya no recuerdes cuando fue la última ocasión que esto te sucedió ni de qué momento concreto se trataba.

Los estudios científicos a los que tanto valor se les da en este tiempo apenas conocen realmente las causas de este suceso, la tesis más apoyada es una que viene a decir algo así como que “cuando recordamos el pasado, en nuestro cerebro se enciende un circuito que se halla en el lóbulo temporal, lo que origina en nosotros la experiencia del recuerdo, pero sólo de aquellas situaciones que hemos vivido.”

Por eso ahora cuando alguien evoca con cierta preocupación alguna experiencia repetida en la memoria siempre hay algún compañero que le tranquiliza diciendo que eso es un fallo de la memoria, que lo leyó en una difundida revista anglosajona sobre estos temas. No me acuerdo cómo se llama la revista, ni me importa. La cuestión es que el hombre se quedó tranquilo, y así los individuos van encontrando respuestas racionales a todos estos misterios por absurdas que resulten las respuestas, porque se ve que lo insondable asusta mucho hoy en día.

Quizá es por esto que en la Universidad de Leeds se hayan puesto a investigar desaforadamente este extraño fenómeno que le sucede al 70 % de la población mundial, al intelecto del siglo XXI le preocupa mucho que algo extraño afecte a tantas personas. Confundimos lo raro, lo singular, lo extravagante con lo inusual. Para darle un revestimiento científico al tema lo primero que han hecho ha sido cambiar el nombre con el que todo el mundo conocía este fenómeno tan extraño: así han calificado como déjà-vecu (ya vivido) lo que popularmente conocemos por déjà -vu (ya visto) no vaya a ser que alguien que vea dos veces la misma cosa piense que le sucede algo extraño.

En el absurdo de querer encontrar explicación a todo los científicos de esta universidad inglesa han encontrado casos de gente con deja-vu crónico, fundamentalmente ancianos que sufrían demencia senil. Es muy extraño que a una persona de 80 años que lleva una vida sedentaria le vengan a la memoria recuerdos, y mucho más extraño todavía resulta que esos recuerdos les generen sensaciones de vivencias pasadas. Yo me imagino a los ancianos de la ciudad de Leeds paseando muy extrañados por unas calles que les resultan familiares, dirigiéndose en el Bus hacia la university con un carné que pone demencia senil, y preguntándole a la enfermera: "¿nosotros nos conocemos verdad? que esto ya lo he vivido señorita"

1 comentario:

superstar dijo...

good picture