30 junio, 2017


Acto de realidad: 
palabra abierta hasta decirse luz,
llameante estallido de la sombra,
blanca disolución del vacío.

Despertar 
en presencia del poema,
con la humildad de un monje,
como artesano que renace 
al nuevo sol de su taller.

Acto de realidad: 
palpitan en trabajos de luz
palabra y vida.


Yo te oí en días grises
de congresos suicidas,
asistí al exterminio 
de tu literatura 
como expresión altruista.

Vislumbré
la confusión de los nombres,
y comprendí muchas cosas:
la vileza de Celine,
el grave error de Pound
o la aberración de Heidegger.

Despreciando a esos gigantes 
que en ocasiones defendías
juré hacerme fuerte en lo humano,
lejos de aquella oscuridad.