09 abril, 2017

Lo aprendí en los libros:
vivir errante
en la cuidad de las ciudades,
con un mapa de voces sin autor.
Salir al encuentro
del poema,
que se haga voz la sangre,
ensanchando la existencia
de los seres y las cosas.