18 noviembre, 2012






            Hay una raíz que tiembla en el poema,
            deshace esa penumbra que a solas nada
            en el lago frutal de la experiencia.
           
Llegará de nuevo la nada,
            y aquella carcoma a la raíz del tiempo ido.

            Nadie espera, todo es
nutrir.






Más que la carne
necesito algún relámpago que atraviese
súbitamente mi cerebro.
 







                Que el poema resplandezca 
por encima de la carne,
ceniza de erizo o helecho de aurora.




12 noviembre, 2012




Devórame hasta la náusea,
crucifícame entre los sueños
limítrofes de todo abismo,
asesina en tu blancura al cuervo,
ahóndate en la nada, aplástame en la luz,
congela en la lumbre de tus senos
el infinito asombro del spleen

11 noviembre, 2012





El claro de unos ojos
mancha esta sombra,
e ilumina la intemperie.

Hojas caen, ocres silban
sobre la alfombra del olvido.


November lyre

La lluvia oblicua dice:
olvida al maestro, derriba el cauce.
La lluvia oblicua sabe,
inhóspitos senderos
abre el aire crujiente del otoño.




Crisantemos florecen,
nieve milenaria en su pelo:
fin de lágrima.




Van a venir los días
en que escribir sea la pura libertad del mastodonte.

En la cornisa hay un pájaro de fuego
que no puedo agarrar
con estas manos de escarcha.