30 junio, 2017

Yo te oí en días grises
de congresos suicidas,
asistí al exterminio 
de tu literatura 
como expresión altruista.

Vislumbré
la confusión de los nombres,
y comprendí muchas cosas:
la vileza de Celine,
el grave error de Pound
o la aberración de Heidegger.

Despreciando a esos gigantes 
que en ocasiones defendías
juré hacerme fuerte en lo humano,
lejos de aquella oscuridad.



No hay comentarios: