26 febrero, 2017

Esta emoción de vivir la poesía
sintiendo en los matices cotidianos
el suave peligro de la sílaba,
en cada trance una estación azul
nos salva de la sorda mezquindad
y su sonoro juicio repetido
contrario a la emoción primera,
al peligro desbordado
de la vida en el arte
que late en las entrañas
de este incierto viaje
que un día, sin previo aviso, acaba.

No hay comentarios: