02 enero, 2017

Transmutada en cielo la razón somos espíritu benévolo que danza físicamente al borde de la fosa común que es canción eterna, mística costumbre del final nunca último, primer término que es principio de toda proyección aérea en la materia viva, siempre infinito mayor que la existencia dada, paso azul abre la danza mortuoria deshaciendo máscaras del miedo, vencido Tánatos al fin y libre el ser de su prisión humana asciende hacia regiones ignotas donde en fusión con lo divino reina, invisible materia que bendices la luz, guíanos en nuestros dubitativos pasos hacia la salvación eterna.

Allí los conceptos que crea la razón se desvanecen, carece de significado la palabra paz donde nunca hubo guerra, bendito silencio de lo alto, pura luz cósmica que sostienes lo terrestre, mantén alimentada de poesía nuestra ínfima existencia para que podamos sentir leves extractos de esa belleza ulterior que nos depara en su culminación este viaje mortal.

No hay comentarios: