18 noviembre, 2012






            Hay una raíz que tiembla en el poema,
            deshace esa penumbra que a solas nada
            en el lago frutal de la experiencia.
           
Llegará de nuevo la nada,
            y aquella carcoma a la raíz del tiempo ido.

            Nadie espera, todo es
nutrir.


No hay comentarios: