18 noviembre, 2012





Más que la carne
necesito algún relámpago que atraviese
súbitamente mi cerebro.
 

No hay comentarios: