22 octubre, 2012




La poesía es un bálsamo,
el hedor de la mañana sobre la quinta piel de Estefanía
o la pulcra soledad de este tintero.

No se llama invierno todavía
este ir y venir de hojas de otro tiempo,
salvados de la dulce estancia del amor
en que podrían haber caído las horas,
la trampa mortal del tiempo y de tus ojos.

Me siento Hamlet,
y el palacio de nieve se me viene encima
con todos sus espejos.

No hay comentarios: